Saltar al contenido
Astrología.wiki

Los Tránsitos Planetarios

tránsitos planetarios

Nuestra carta natal es muy parecida a una instantánea del cielo en el momento en que respiramos por primera vez. Llevamos nuestra carta natal con nosotros durante todo el curso de nuestras vidas, aunque los planetas y las luminarias continúen su movimiento y ciclos.

Sin embargo, a medida que los planetas y puntos avanzan, forman relaciones especiales con los planetas y puntos de nuestras cartas natales individuales.

Así, por ejemplo, si mi Sol en mi carta natal está a 25 grados Virgo, y Saturno se está moviendo hacia ese mismo grado de Géminis (25 grados de Géminis), se dice que Saturno está transitando haciendo una cuadratura a mi Sol natal.

De manera similar, si Saturno está en 25 grados Géminis, puedo mirar en mi carta natal para ver dónde caería Saturno en términos de la posición de la casa. Si esa posición se encuentra en mi tercera casa, entonces sabría que Saturno está transitando por mi tercera casa.

No es nuestro objetivo ofrecer aquí tutoriales sobre los aspectos técnicos de los tránsitos. Asumiremos  que el lector tiene un conocimiento básico de la técnica para poder avanzar en la interpretación de los tránsitos.

¡Los tránsitos actúan para estimular lo que ya existe en la carta natal! En otras palabras, ponen de relieve y desencadenan partes de nuestra propia estructura psicológica.

Los tránsitos de los planetas

Pautas generales para las interpretaciones de los tránsitos

Los planetas exteriores hay que tenerlos en cuenta primero, los planetas interiores hay que tenerlos en cuenta después.

Con los tránsitos, generalmente es mejor observar primero los tránsitos y ciclos del planeta exteriores (de movimiento más lento) para obtener una visión general y un contexto real antes de refinar nuestras predicciones con los ciclos y tránsitos del planeta interior. Aquí hay algunas pautas generales:

  • Determina «dónde está la persona» en un sentido general esto se logra mirando por dónde está transitando Saturno en estos momentos, es decir por qué casa. Lea más acerca de Saturno Transitando por las Casas.
  • Ten en cuenta si Urano, Neptuno o Plutón en tránsito están haciendo aspectos importantes al Sol natal, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Ascendente o Medio Cielo del individuo.
  • Determina los tránsitos de Saturno por aspecto a los planetas natales.
  • Mira el ciclo de Júpiter, ¿dónde está transitando Júpiter por casa, y qué aspectos hace a los planetas natales?

Hay que trabajar «de afuera hacia adentro» es mejor porque, de esta manera, se obtiene una visión más amplia de los tránsitos y condiciones de mayor duración. Esto proporciona un mejor contexto para los refinamientos que nos ofrecen los tránsitos del planeta interior:

Los tránsitos del planeta exterior nos afectan en grandes rasgos, pueden estar activos antes de que el tránsito sea exacto por aspecto.

Muchas veces un planeta exterior atraviesa un punto natal la primera vez por movimiento directo, se mueve hacia adelante y luego retrocede sobre ese punto, sólo para girar directamente de nuevo y pasar ese mismo punto natal por la última vez en ese ciclo.

Generalmente, las semillas del tránsito se siembran en la primera parte de este ciclo (cuando el planeta en tránsito «golpea» por primera vez nuestro punto natal), el «problema» o crisis alcanza un punto de inflexión durante la parte media de este ciclo (cuando el planeta en tránsito retrocede sobre el punto).

Finalmente, la situación se resuelve alrededor del momento en que el planeta en tránsito se mueve sobre nuestro punto natal para el tiempo final del ciclo.

Nota: a menudo «vemos» o «sentimos» alguna sensación de resolución inminente cuando el planeta en tránsito va directamente después de su período retrógrado, antes de que vuelva a pasar por encima de nuestro punto de tránsito.

Si nuestra experiencia del tránsito ha sido una crisis, entonces nos sentimos marcadamente liberados en este punto. Esto es probable porque un planeta que va directamente después de un período de retrogradación es simbólico, en general, de resolución.

Tránsitos del Planeta Interior: Días de poder, ciclos de actividad

Al transitar la Luna conjunta al Sol natal (mensualmente): Estos días son considerados «días de poder».

El Ciclo de Marte de 2 Años – Ciclo de Energía y Aburrimiento: Cuando Marte en tránsito se acerca al signo de su Marte natal, su energía personal aumenta. La energía disminuye a medida que Marte se aleja del signo de su Marte natal y está en su punto más bajo cuando atraviesa el signo opuesto.

Por ejemplo, si su Marte está en Sagitario, a medida que Marte en tránsito se mueve de Géminis a Sagitario, su energía personal aumenta hasta alcanzar un pico en Sagitario.

Cuando Marte transita los signos que siguen a Sagitario, la energía personal disminuye hasta que llega a su punto más bajo cuando Marte está en Géminis.

Cuando la Luna Nueva contacta con un planeta o punto natal: Esto sugiere un enfoque renovado en esa área de la vida por un período de aproximadamente un mes. Si, por ejemplo, la Luna Nueva conjuga nuestra Venus natal, experimentaremos un «nuevo comienzo» y una nueva perspectiva en los asuntos de Venus (como el amor y el dinero).

Ciclos y Fenómenos Generales

  • Ciclos retrógrados de Mercurio
  • Ciclos retrógrados de Venus
  • Ciclos retrógrados en Marte
  • Ciclos retrógrados de Júpiter

Aspectos de tránsito

Aunque hay muchos más aspectos reconocidos, discutiremos aquí el significado general de los aspectos principales.

Una conjunción en tránsito (0 grados) tiene una naturaleza intensa y enfocada. Puede ser dramática o fluida, dependiendo de la naturaleza de los planetas involucrados, así como de la compatibilidad de los planetas involucrados.

Un sextil en tránsito (60 grados) tiende a implicar cambios fáciles, cambios que ni usted ni las influencias externas resisten. Las oportunidades están ahí para aprovecharlas.

Una cuadratura en tránsito (90 grados) establece un desafío. La forma en que uno vive la vida es desafiada o es similar a que te pongan a prueba. La resistencia viene de dentro y/o de influencias o circunstancias externas. Es necesario actuar.

Un trígono en tránsito (120 grados) crea una dinámica fluida en la que se presentan oportunidades creativas para crecer y expandirse. Con una ausencia de desafío o confrontación, puede pasar en gran medida desapercibido (o apreciado).

Una oposición en tránsito (180 grados) implica un conflicto entre uno mismo y otro, y/o entre el mundo interior y el mundo exterior.

Tránsito de planetas exteriores

El tránsito de Júpiter es una influencia que actúa para expandir y ampliar el propio mundo, incluyendo el propio mundo interior. Los tránsitos de Júpiter permiten el crecimiento y la expansión de la conciencia involucrando las condiciones y la naturaleza de las casas y planetas involucrados.

La confianza y el nivel de alegría de uno aumenta en estas áreas de la vida, y el nativo se sentirá motivado para mejorar o ganar en estas áreas. Estos son momentos en nuestras vidas en los que nos sentimos un poco más libres y confiados, y no somos tan conscientes de las restricciones.

Los problemas surgen cuando nos excedemos, y tenemos tanta confianza que ignoramos la realidad y no pensamos en las consecuencias. Sin embargo, así como necesitamos que Saturno nos recuerde que tenemos que abrocharnos el cinturón, también necesitamos que Júpiter nos recuerde que no llegaremos muy lejos si no creemos en nosotros mismos.

El tránsito por Saturno nos enseña a tomar responsabilidad por nosotros mismos. El efecto de Saturno es cristalizar, aterrizar y solidificar. Saturno nos hace responsables de nosotros mismos dondequiera que nos toque.

Cada casa y planeta gobierna áreas específicas de nuestras vidas, y de nuestras personalidades, y los tránsitos de Saturno harán que estas áreas sean «inspeccionadas», reorganizadas y reestructuradas.

Si somos maduros, en algún momento nos daremos cuenta de que no siempre podemos culpar por nuestras vidas. Saturno quiere que trabajemos duro, que dirijamos nuestras energías a proyectos prácticos, útiles y significativos, y que vivamos en el aquí y ahora.

Este período en nuestras vidas es un tiempo para construir una base sólida. La moderación en este punto de nuestras vidas es necesaria para nuestro crecimiento espiritual y también para nuestros cuerpos físicos.

Los tránsitos de Saturno son tiempos para aprender acerca de nuestros límites personales así como de nuestras reservas interiores de fuerza.

Transitar Urano actúa para interrumpir, cambiar y rehacer lo que toque. Urano nos libera de pensar dentro de la caja, y nos ofrece oportunidades para alcanzar y probar algo completamente nuevo.

Mientras Saturno nos retarda, Urano acelera nuestras vidas, ofreciéndonos la oportunidad de arriesgarnos y experimentar con formas totalmente nuevas de vivir e interactuar con los demás y con nuestro entorno.

Urano mira hacia el futuro y no tiene paciencia con los estilos de vida o actitudes que se apegan al pasado o a lo tradicional. El tránsito por Urano nos sacude y nos ofrece la oportunidad de ser más conscientes de nuestra individualidad.

Urano no acepta el estancamiento ni la restricción. Se destaca la libertad personal. El tránsito de Urano actúa para despertarnos y hacernos conscientes de nuestros sentimientos de estar restringidos y constreñidos.

Transitando Neptuno actúa para disolver límites, y para sensibilizar, espiritualizar y refinar todo lo que toca. Nos hace más conscientes, aunque es importante notar que la conciencia de Neptuno es diferente a la conciencia de Urano.

Neptuno nos sensibiliza a nuestro entorno y a las personas, pero esa sensibilización también puede hacernos más vulnerables. Nuestros límites personales comienzan a disolverse, y la confusión puede ser un subproducto.

Neptuno puede hacernos conscientes de la insatisfacción interior con nuestras vidas en las áreas y partes de nosotros mismos que transita, y nos deja con un sentimiento de querer más, espiritualmente hablando.

Podemos abrirnos a nuevas dimensiones de la experiencia, pero también podemos abrirnos a los delirios y a la fuga de la realidad. Mientras Saturno nos revela la dura realidad, Neptuno no quiere hacer mucho con la realidad y los límites.

Tránsito de Plutón nos ofrece la oportunidad de evolucionar y renacer. Plutón actúa para eliminar lo que es innecesario o superficial en nuestras vidas. Plutón quiere una experiencia profunda, de tipo transformacional.

Las cosas que no funcionan para nosotros, ya sean procesos de pensamiento o estilos de vida, sufren una transformación. Los tránsitos de Plutón provocan renacimientos de diversa índole en las áreas de vida afectadas. Los tránsitos de Plutón tienen que ver con dejar ir las cosas que nos están reteniendo de la experiencia.