Saltar al contenido
Astrología.wiki

Urano en Casa 6

urano en casa 6

La indicación principal de la sexta casa, siendo la salud del nativo, es de esperar que la presencia de Urano cause extrañas enfermedades sutiles y a veces repentinas y violentas.

En la mayoría de los casos serán nerviosos o de alguna manera afectarán la voluntad del nativo, interfiriendo con la conexión entre sus aparatos sensoriales y motores.

La forma que puede adoptar una enfermedad de este tipo no debe determinarse de antemano, sino que requiere un estudio cuidadoso del signo que se encuentra en la cúspide de la casa y su gobernante.

Por ejemplo, la presencia de Urano en Aries en la cúspide de esta casa supuestamente determinó la sordera que ha afligido a Edison, ya que Aries gobierna la cabeza. La cuadratura de la luna a Urano parece indicar una aflicción de los sentidos más que del aparato motor.

Si Marte hubiera sido afligido de esta manera, el problema probablemente habría llegado a través de alguna forma de parálisis.

El nativo debe ser extremadamente cuidadoso con respecto a su salud y mantenerse en las mejores condiciones posibles para resistir la enfermedad cuando realmente llega.

Es probable que su aparición sea tan repentina e inesperada que, por regla general, las precauciones contra ella distintas de las indicadas anteriormente pueden resultar inútiles. Obviamente no es bueno llevar un paraguas a las trincheras.

Por lo tanto, hay que esforzarse por vivir una vida lo más libre posible de tensiones y preocupaciones, y la compañía: de gente como jarras sobre los nervios no debe ser soportada con mucha paciencia como si no existiera tal amenaza a la estabilidad del sistema.

Desconfianza en sus empleados

La sexta casa también se refiere a los siervos o empleados, y, en general, la presencia de Urano es muy desfavorable. A menos que el nativo sea un hombre de carácter muy fuerte, es probable que sus siervos sean mejores hombres que él y se conviertan en sus amos.

Las dificultades de María Reina de Escocia, sus súbditos pueden haber sido debidos a esta causa. En términos generales, hay probabilidad de tener acontecimientos inesperados y desafortunados en este sentido.

No es que Urano sea maléfico como tal; hemos visto que no lo es; el punto es que la idea del siervo normalmente excluye la de individualidad, originalidad e independencia.

No quieres que un inferior piense por ti, quieres que haga exactamente lo que se le dice y nada más. Donde, por lo tanto, insiste en ser él mismo, se vuelve inútil para ti.

Las mismas observaciones se aplican, hasta cierto punto, a toda clase de personas con las que uno puede ser arrojado, desde el propio padre o la propia esposa, hasta un mero conocido.

Quieres saber exactamente lo que la otra persona va a hacer y en la medida en que este no sea el caso, ¿se siente incómodo con respecto a ellos?

La sexta casa también indica «embajadores», y esta palabra puede ser tomada, en casos extremos, para incluir inspiración. Es probable que los mensajes lleguen al nativo de toda clase de personas importantes y si él está en una posición que requiere el patrocinio de los grandes, probablemente lo obtendrá. Esto es instanciado por Wagner y Kant.

Sin embargo, la responsabilidad general de Urano de alterar las cosas repentinamente se aplica también a todos esos asuntos. El nativo no puede contar con el apoyo continuo del gran, ya que podría ser Júpiter en esta posición.

Los aspectos excepcionales pueden, por supuesto, modificar la sentencia. Si por ejemplo, Júpiter fuera el señor de la sexta casa y fiel a Urano, la combinación sería ideal.

Urano indicará el carácter de los siervos del embajador, y con frecuencia ocurrirá que estas personas son mental o moralmente defectuosas, o al menos excéntricas.

En el caso de María Reina de Escocia, los personajes de Darnley y Bothwell, estaban lejos de ser todo lo que se podía desear, mientras que con respecto a Wagner, Luis II de Baviera es un ejemplo extremo de lo que la malicia de Urano puede lograr.

Por otra parte, cabe destacar el carácter del viejo rey Leopoldo en relación con el caso de Cleo de Merode, que también ocupaba este cargo. Tal vez sería ir demasiado lejos, comentar sobre las notorias tendencias de Federico, al considerar el caso de Kant.

Otras carácterísticas de Urano en la 6ª casa

La sexta casa que se refiere a la inversión especulativa, a diferencia de los juegos de azar puros por amor a la cosa, encontramos a Urano exhibiendo las mismas características, mutatis mutandis, que en otros asuntos. Es probable que el nativo conciba grandes ideas, cuya realización será objeto de grandes vicisitudes.

En cuanto a que la sexta casa se refiere a los animales pequeños, la indicación es que el nativo no es probable que tenga mucho éxito en la agricultura o la cría. Los accidentes desafortunados interferirán constantemente con su éxito.

En cuanto a la ropa, la presencia de Urano producirá todo tipo de excentricidad. Las mismas peculiaridades que se expresan por la presencia de Urano en el Ascendente, se traducirán en términos de vestuario cuando esté en la casa seis.

Es probable que le guste el trabajo asociado con la ciencia y la tecnología. Trabajar, especialmente las cosas del día a día, puede ser más una tarea para usted que para la mayoría.

Sus instintos amantes de la libertad lo impulsan a buscar trabajo que le permita la libertad más personal. Un trabajo normal de ocho a cinco años es probablemente un problema para usted.

Su escritorio de trabajo generalmente parecerá un desastre. La creatividad natural y el deseo de hacer las cosas mundanas de manera diferente y más eficiente son su fuerte.

En materia de salud, es el tipo de persona que se mantiene al día con los puntos de vista siempre cambiantes de los expertos en salud. Sin embargo, es más que probable que usted adopte algunos puntos de vista propios que difieren de lo que dicen los «expertos».

Urano en las otras casas astrológicas

Urano en los signos del zodiaco